No es suficiente tener un reportaje de boda con fotografías bonitas, en realidad eso es lo mínimo y necesario para un día tan especial como ese.

En el reportaje de boda lo que buscamos es documentar vuestra historia con imagenes naturales e impactantes, que en ellas siempre os podáis reconocer y volver a vivir los sentimientos que habéis experimentado ese día. Fotos que transmitan sentimientos y sensaciones.

Huimos de los retoques artificiales, de las pieles de porcelana, de los clásicos posados y los tonos irreales.

Todo lo contrario, lo que nos apasiona es la espontaneidad, el cariño, la naturalidad y luz de cada momento.

De forma discreta y educada, prácticamente invisibles vamos registrando vuestros recuerdos, para que un día os podáis volver a emocionar con ellos.

Ya que has llegado hasta aquí y lo que buscáis es un fotógrafo con ese perfil, llama a tu pareja y disfruten juntos a las historias que aquí se encuentran. No duden en poneros en contacto, me encanta aclarar vuestras dudas y enseñaros mis trabajos.